Mitch McConnell tiene un problema de ‘fraude electoral’



Según Politico, McConnell dijo en su conferencia que tal movimiento obligaría a todos y cada uno de ellos a realizar una «votación terrible» en la que tendrían que declarar oficialmente que el presidente Donald Trump sí perdió las elecciones de noviembre. Y, argumentó McConnell, tal voto enfurecería a Trump.

¡Cual es verdad! Después de todo, Trump arremetió contra McConnell la madrugada del miércoles simplemente porque el republicano de Kentucky admitió, después de la votación oficial del Colegio Electoral del lunes, que Biden había ganado (nuevamente) y Trump había perdido.

«Mitch, 75.000.000 VOTOS, un récord para un presidente en funciones (por mucho)», tuiteó Trump. «Demasiado pronto para darse por vencido. El Partido Republicano finalmente debe aprender a luchar. ¡La gente está enojada!»

¡Imagínese lo que haría Trump si el Senado controlado por los republicanos se viera obligado a votar por la victoria de Biden!

Eso, al menos por el momento, sigue siendo una posibilidad real. Este es el por qué.

Para que haya una votación en ambas cámaras sobre los resultados de las elecciones, al menos un miembro de la Cámara y un senador tendrían que presentar una objeción al recuento del Colegio Electoral. Esa es una certeza en la Cámara, donde el representante de Alabama Mo Brooks, entre otros leales a Trump, ya ha señalado su plan para hacerlo.

El martes por la noche, tras la noticia de la advertencia de McConnell a sus colegas, Brooks arremetió a través de Twitter. El escribio:

«Una república no es nada sin elecciones honestas y precisas. Patriotas heroicos lucharon y murieron para darle una república a Estados Unidos. Los medios informan que el Senado evita el robo de fraudes electorales … ‘Noticias falsas’.»

(En una nota relacionada: Trump ganó el distrito de Brooks en Alabama por 33 puntos en 2016).

El desafío de McConnell, entonces, es mantener ninguna Senador republicano de unirse al esfuerzo de Brooks. Y si bien ha demostrado ser un gran estratega del Senado a lo largo de los años, hay una razón por la que nadie lo desafía por el primer puesto en la conferencia republicana, esta no será una tarea fácil.

Varios senadores alineados con Trump han dejado en claro que todavía están considerando oponerse a los resultados del Colegio Electoral el 6 de enero.

El senador electo Tommy Tuberville, que prestará juramento el 6 de enero y podría presentar un desafío, está considerando hacer tal movimiento, según su presidente de campaña. «Todavía no sé si lo hará o cuándo», dijo su presidente de campaña en Tuberville, Stan McDonald, a una estación de radio de Huntsville. «Sé que lo está considerando muy seriamente».

El senador de Texas Ted Cruz, a quien Trump venció en las primarias de 2016 pero se ha convertido en uno de los defensores más leales del presidente, también ha expresado su deseo de adoptar un enfoque de esperar y ver la posibilidad de un desafío electoral en enero.

«Hay múltiples demandas que plantean acusaciones de fraude e irregularidades en esta elección», dijo Cruz a The Washington Post el 10 de diciembre. «Necesitamos permitir que el proceso judicial se abra camino y resuelva esos reclamos».
Si bien la Corte Suprema rechazó la demanda de Texas diseñada para invalidar los resultados de las elecciones en varios estados indecisos al día siguiente, Cruz aún tiene que reconocer que Biden ganó o rechazar la posibilidad de un desafío formal a los resultados.

Los senadores Rand Paul (Kentucky) y Josh Hawley (Missouri) también son vistos como posibles partidarios de un desafío electoral.

El problema para McConnell es que está pidiendo a algunos de estos senadores republicanos que vayan directamente en contra de sus propios intereses políticos aquí.

Para Hawley y Cruz, la base del partido sigue estando, claramente, detrás de Trump a pesar de su derrota. Lo que significa que si quiere postularse para presidente en 2024, como lo hacen ambos hombres, no hay ninguna ganancia política en sentarse al margen y, potencialmente, una gran ventaja por ser el que está dispuesto a ponerse de pie y luchar por Trump.

Ditto Tuberville, quien fue elegido en gran parte debido a la defensa de Trump por él (y contra el ex fiscal general de la administración Trump, Jeff Sessions). Dada la continua popularidad de Trump en Alabama, es poco probable que Tuberville pague un precio por oponerse formalmente a los resultados.

Lo que McConnell está pidiendo, entonces, es que los senadores republicanos, al menos en algunos casos, vayan en contra de sus propios intereses políticos para proteger a la clase de senadores hasta 2022 que realmente no quieren que su primera votación del próximo Congreso sea ser uno contra Trump. (McConnell aparentemente ni siquiera está tratando de apelar al sentido de los senadores de hacer lo correcto, ya que Biden claramente ganó las elecciones de manera justa).

Esa es una gran pregunta. Y uno que incluso alguien tan dotado para persuadir como McConnell puede tener dificultades para lograrlo.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *